Pasar la Navidad en Roma

© vpetros88/stock.adobe.com

Estar en Roma en Navidad es una experiencia maravillosa. Roma es uno de los rincones más especiales del mundo, con mucha tradición y monumentos impresionantes.

Durante el mes de diciembre se realizan además eventos especiales, mercados y claro ¡No falta comida deliciosa!

Hay animaciones en vivo de artistas de calle, música y juegos para todos los locales y visitantes.

¿Qué hacer en Navidad en Roma?

© e55evu/stock.adobe.com

Mercado de Navidad

Pasar la Navidad en Roma te dará la oportunidad de visitar el Mercatino di Natale de Piazza Navona.  Es el mercado de navidad más tradicional de Roma, donde puedes encontrar los adornos típicos para decorar el árbol de navidad, regalos y algunos platos típicos de Navidad.

El 6 de Enero llega a la plaza la esperada “Befana”, la bruja que se encarga de dar dulces a los niños que se han portado bien y carbones a los que han sido mas tremendos.


El pesebre de Roma

© stephane/stock.adobe.com

Muchas personas también esperan cada año el pesebre, belén (o “presepe” como lo llaman lo italianos) que colocan en frente de la Basílica de San Pedro, donde las imágenes de María y José son estatuas de tamaño natural.

El niño Jesús se coloca solo el 25 de Diciembre en reconocimiento a su nacimiento. Este evento genera mucha expectación y este día la plaza se llena de muchos espectadores para ver el importante momento.

Es muy común encontrar pesebres en Roma, especialmente en las iglesias. Entre noviembre y enero puedes encontrar una exposición anual en la Basílica Santa María del Popolo dedicada únicamente a pesebres de distintos orígenes italianos.


Nieve en Roma

Otro encanto de pasar la Navidad en Roma, es ver la ciudad teñida de blanco. Aunque las nevadas en Roma no son muy habituales, cuando sucede la ciudad entera se llena de un aire mágico y casi irreal como de cuentos de hadas.

Si tienes el privilegio de presenciar este acontecimiento, no olvides sacar tu móvil o cámara de fotos e inmortalizar este evento que raras veces se da.

Más actividades de Navidad en Roma

Qué ver en Roma en un fin de semana

© beatrice prève/stock.adobe.com

¿Tienes poco tiempo para visitar la ciudad eterna y no sabes por dónde comenzar?

¿Tienes sólo dos días para recorrer Roma? ¡pues aquí te diremos los lugares claves, qué ver en Roma en un fin de semana, por donde empezar y como llegar a ellos para que aproveches al máximo el tiempo.

¡Quedarás exhausto pero feliz!

 


Primero que nada: el alojamiento

Te recomendamos primero que nada que el lugar donde vaya a comenzar tu tour sea lo mejor ubicado posible.

Puedes escoger entre la multitud de hoteles, apartamentos u hostales (o Bed&Breakfast) que están en la zona del centro o cerca de ella y sobre todo por los lados de la estación Termini (De allí salen la mayoría de los autobuses y es la estación central en donde llegan las dos líneas del metro).

Visitas para hacer el primer día

Fontana di Trevi

© TTstudio/stock.adobe.com

Primero dirígete a la Fontana de Trevi. Se trata de uno de los lugares más mágicos y encantadores de Roma, un lugar obligado al que debes ir, que además ¡es gratis!

El Panteón

© phant/stock.adobe.com

Desde la famosa fuente, puedes irte también caminando hasta el Panteón (8 min aprox.) que es un rediseño de la época de Adriano, quien mandó a hacer este monumento en honor a todos los dioses y es una bellísima estructura digna de apreciar. La entrada es gratuita.

Plaza Navona

© f11photo/stock.adobe.com

La siguiente parada a pie es la Plaza Navona (5 min aprox) en donde quedarás admirado con su elegancia y su diseño. Es una de las fuentes más famosas de Roma.

Castillo de Sant’Angelo

© Andrey Shevchenko/stock.adobe.com

Continúa tu caminata disfrutando de las hermosas calles y callejones del centro hasta llegar al Castillo de Sant’Angelo. Este monumento de Roma, fue construido por el emperador Adriano para que fuera su mausoleo, pero terminó formando un papel defensivo muy importante.

Basílica San Pietro

© Pixelshop/stock.adobe.com

Desde el Castillo está la vía directa para ir a la Basílica de San Pietro (Ciudad del Vaticano). Es uno de los centros más importantes del catolicismo y uno de los edificios más grandes en el mundo. La cantidad de obras de arte que alberga es impresionante.

Plaza del Popolo

© christophe/stock.adobe.com

Prosigue en búsqueda de la estación Ottaviano y tomas el metro hasta Plaza del Popolo y de allí caminas por Vía del Corso en donde encontraras un sinnúmero de tiendas.

Plaza España

© BRIAN_KINNEY/stock.adobe.com

Llegarás hasta Plaza España donde podrás descansar un poco y absorber el mejor ambiente de la ciudad. Muy cerca de aquí, dispones de una enorme variedad para degustar pastas y pizzas en Roma a buenos precios.

Visitas para hacer el segundo día

Coliseo

© grzegorz_pakula/stock.adobe.com

En este segundo día ¡definitivamente debes comenzar con el Coliseo!

Para llegar, toma el metro B dirección Laurentina y luego de dos estaciones, estarás en la parada “Colosseo” en donde al salir a la superficie te encontrarás con la majestuosa imagen de la legendaria edificación.

Roma Pass Omnia

Si estás con prisas, es importante y muy útil que compres el Roma Pass Omnia con anterioridad y así evitas las largas colas que se forman para comprar el ticket en el lugar.

Foro Romano

© lamio/stock.adobe.com

Recuerda que el mismo ticket te sirve para entrar luego al Foro Romano, donde conocerás uno de los emblemas de la Antigua Roma.

Plaza Venecia y Palacio del Quirinal

© alexmarchese.it/stock.adobe.com

Al salir puedes dirigirte a la Via dei Fori Imperiali, en dirección Via del Corso, y luego de unos 10 minutos a pie,  encontrarás a tu derecha el Foro Augusto y el Foro Traiano.

A tu izquierda, la Plaza Venecia en donde verás el monumento a Vittorio Emanuele II, desde allí en otro 10 min estarán en el Palacio del Quirinal que es la actual residencia oficial del Presidente de la República Italiana.

Y ahora… ¡un merecido helado!

© Khorzhevska/stock.adobe.com

Después de estos dos días de intensa caminata, lo mejor es detenerse a comprar un cremoso helado, la mejor recompensa de conocer una gran parte importante de Roma.